Make your own free website on Tripod.com

 

Tuesday, 04 July 2006 15:48 -0400

 

El viaje para alcanzar el ÉXITO

 

   

 

 

         Principal / Artículos                       

     

        Recursos educativos                

 

      Enlaces a otros artículos             

 

 

 

 

 
 

Principal
Bienvenida
Objetivos
Artículos
Concepto del Éxito
Concepto correcto
Su propósito
Su Máximo Potencial
El Mapa al Éxito
Ejercicios
Frases
Bibliografía
Créditos
Agenda

 

 

Terminador: 3. Posesiones especificas y valiosas
 

 

 

Piense en el pasado, en su niñez. Es posible que haya habido momentos en los que deseó algo con todo el corazón, y creyó que si lo obtenía, esto haría una diferencia importante en su vida. Para mí, fue una bicicleta Schwinn color vino tinto y plateada. Cuando tenía nueve años, lo que estaba de moda en el vecindario era hacer carreras en bicicleta. Teníamos carreras cortas para decidir quien era el más veloz y hacíamos rampas de madera para ver quién saltaba más lejos. Algunos sábados hacíamos un mapa con una ruta a campo traviesa que nos llevaba a recorrer media ciudad de ida y vuelta. ¡ Qué bien la pasábamos con nuestras bici­cletas!

En aquel tiempo, corría una bicicleta vieja que había sido de mi hermano Larry, y tenía problemas para mantenerme en línea con algunos de los niños que tenían bicicletas más nuevas. Imaginaba que si tenía esa bicicleta Schwinn nueva, podría estar entre los mejores. Tendría la bicicleta más nueva, más rápida y más linda de todos mis amigos, y los haría tragar el polvo que levanta­ría.

En la mañana de Navidad de ese año, cuando fui a mirar lo que había en el árbol, tuve una visión de lo que debía ser una bicicleta. Eso era antes, cuando las bicicletas eran bicicletas. Eran sólidas como tanques. Y la mía tenía todo lo que pudiera desear: faldones en los tapabarros, cromo, campanillas, luces: una joya. Por un tiempo estuve feliz. Amé esa bicicleta y pasé largas horas corriéndola. Pero pronto descubrí que no me dio el éxito ni la sa­tisfacción que había deseado y esperado.

Ese proceso se ha repetido muchas veces en mi vida. Descubrí que el éxito no llegó cuando fui titular del equipo de baloncesto del colegio, ni cuando fui presidente del centro de estudiantes de la universidad, ni cuando compré mi primera casa. Nunca ha llegado como resultado de poseer algo que deseé. En el mejor de los casos, las posesiones son un activo temporal. El éxito no se alcanza ni se mide de esa manera.

                   

 

 

• Ejercicios.htm • Frases.htm • Creditos.htm • Agenda.htm • Bibliografia.htm •

 

Hit Counter